lunes, marzo 26, 2007

con fotografias propias

“Un recuerdo, solo aquello. La que en tus alas de aurora me meció sin relevo, que entre la humedad de tu néctar me hundí en receso. Un instante un momento, entre el salpicar de caricias entre el oscuro abrazo del tiempo. Un momento, ya te dije, un momento, solo uno para recordar tu piel sobre mi cuerpo...”









"arranca de mí los pétalos esta noche.
uno a uno entre los gemidos de mi piel en fervor, seré tuya, sin pétalo alguno sobre mis pístilos, toda entregada a tí, al roce de esta noche, entrega a tu sexo impertinente, entregada a deseos.
frágil bajo el encuentro de tu cuerpo, torpe ante el bruto beso de tus manos.
tengamos sexo esta noche! y gritemos a lo alto el placer que no abandonamos!, tómame esta noche y entre orgasmos y gemidos arranquemos tranquilidad de la felicidad!
tengamos mucho sexo esta noche, y veremos mañana que pasará, quizás en la mañana queden fuerzas para una vez más..."




"Si, escápate como aquella vez corriste, mientras hilaba en al éxtasis de tu cuerpo.
Si esfúmate mientras diviso el entre nubes de un clímax, tú sabes, en aquel momento en que cierro mis ojos para sentirte dentro. El instante preciso que entre orgasmos dibujo tu sensación y cuerpo.
No cierres los ojos! Mírame a cada momento, y trata de recordar mis ojos desorbitados, si, desorbitados cuando acabas dentro.
Cuando entre el calor y el sexo dejo de imaginar un suceso, cuando entre la calentura de tu ser extraño, me desahogo con tu acucioso miembro.
Deja recordarte esta noche, recordarte cuando te tengo dentro…"

textos cortos, y fotografias propias.

“Un recuerdo, solo aquello. La que en tus alas de aurora me meció sin relevo, que entre la humedad de tu néctar me hundí en receso. Un instante un momento, entre el salpicar de caricias entre el oscuro abrazo del tiempo. Un momento, ya te dije, un momento, solo uno para recordar tu piel sobre mi cuerpo...”









"arranca de mí los pétalos esta noche.
uno a uno entre los gemidos de mi piel en fervor, seré tuya, sin pétalo alguno sobre mis pístilos, toda entregada a tí, al roce de esta noche, entrega a tu sexo impertinente, entregada a deseos.
frágil bajo el encuentro de tu cuerpo, torpe ante el bruto beso de tus manos.
tengamos sexo esta noche! y gritemos a lo alto el placer que no abandonamos!, tómame esta noche y entre orgasmos y gemidos arranquemos tranquilidad de la felicidad!
tengamos mucho sexo esta noche, y veremos mañana que pasará, quizás en la mañana queden fuerzas para una vez más..."




"Si, escápate como aquella vez corriste, mientras hilaba en al éxtasis de tu cuerpo.
Si esfúmate mientras diviso el entre nubes de un clímax, tú sabes, en aquel momento en que cierro mis ojos para sentirte dentro. El instante preciso que entre orgasmos dibujo tu sensación y cuerpo.
No cierres los ojos! Mírame a cada momento, y trata de recordar mis ojos desorbitados, si, desorbitados cuando acabas dentro.
Cuando entre el calor y el sexo dejo de imaginar un suceso, cuando entre la calentura de tu ser extraño, me desahogo con tu acucioso miembro.
Deja recordarte esta noche, recordarte cuando te tengo dentro…"

domingo, octubre 15, 2006

:::Saciar:::



:::: Podrías morder la densidad de mis susurros
Y aun así no sumirte en la sensación que me ahoga
En tu oído mis palabras
Que dibujan mi éxtasis, mi clímax.:::

Ahógate conmigo,
En el sudor y roce,
Quédate en mis labios,
Royendo mis desazones.

Si pudiera lamer tu sien,
Calcinaría tus razones,
Y saciaría la sequía,
De mi labios y sensaciones.

Si comprendieras,
La temperatura de los recuerdos,
Que imagina mi mente,
Que conjetura nuestros cuerpos.

Si pudiera mecerme,
Mientras lamo tus besos,
Si pudiera tenerte,
Ultrajando mi cuerpo.

Mis labios, calor,
Orgasmos sin pretensiones,
Solo placer de tenerte,
Acurrucándome las ilusiones.

Tu cuerpo, sumido,
Hundido en mi algarabía,
La inocencia perdida,
Mientras mi cuerpo sin ti sufría.

Tu fervor,
Mi clímax in saciado,
Tu piel,
Mi cuerpo encausado.

Tus roces incansables,
Mis deseos saturados,
Tu cuerpo en mi interior,
Mis orgasmos disipados…

::::Desear Quererte:::




::: Desear Quererte:::

Que hermoso sonsonete,
El de tu respirar en mi oído,
Cuando por instantes,
Te estrechas en la frívola
Estación de mi cuerpo.

Te espero con ansias,
Me inundo en la búsqueda infinita,
De hurtar tu boca,
Que entre la humedad,
De nuestros fervorosos roces,
Se perdieran mis labios
En la calidez armoniosa de tu cuello.

Mis manos te ruegan,
Suplican la placidez de tu cuerpo,
Que en dulces ventiscas
Besa el mío de ardores.

Te quiero, de querer tenerte,
Te quiero, de querer besarte.
Te quiero de quererte,
Te quiero de no querer perderte.
Un juego de palabras
Que se apoderan de mi mente.
Y que multiplica en millones,
Los desazones de nuestras sienes,
Que por fugacidades se abrazan.

Vislumbro tu figura,
En la masa de sombras ruidosas,
Para sumergirme en el deseo,
De ahogarme en el placer de tu lengua.

Y deseo tenerte,
Bordando orgasmos en mis brazos…
Y deseo en tus brazos,
Acurrucar el clímax de mi sueño.

(Para Mi Javito)

domingo, octubre 08, 2006

::Notas a la Luna::: (cuento)

Entre el sonsonete de las olas, y los cantos de las rocas, una melodía, afable y perdida, se escapa y hurta pensamientos de las cercanías, se clava en las sienes, el sonido de los acordes de aquella balada. Entre el tejido de notas, y el ritmo de la espuma, un joven, con una gaita entre sus brazos, fustiga el ambiente con su sonata desolada. aquel joven, disipado, acaricia las notas que florecen de los sonidos de su gaita, y recita para “ella”, desde la lejanías de sus oídos, interminables versos dentro de las notas de su composición, concierta para ella, su doncella, las mas bellas tonadas, para ella, solo para ella…
Es tan grande su suplicio, que no tiene cabida en aquel instante, solo, aquel joven abandonado, aquel vagabundo que da serenatas a la noche…
El aire nocturno abraza su estilizado cuerpo, y trenzan las estrellas para él una compañía, y ahí, en medio de la fría oscuridad de las alturas, incrustada sobre su cabeza, la luna, la única cómplice de aquel hombre, la única que lo oye, la única que sabe lo que dice, que sabe lo que agobia aquel muchacho, lo que escapa de sus labios…
…Oh, querida luna, tú, la misma que bañaba el rostro de mi doncella, e iluminaba su blanca piel, cuantos besos presenciaste, cuando entre mis brazos a ella la mecía con caricias, cuantas veces observaste, cuando en el húmedo calor de sus labios, me dormía. Tú, querida amiga, a ti te debo muchas noches, que cuando la oscuridad nos perdía, el reflejo de tu mirada acariciaba de golpe nuestros cuerpos. Si supieras tú, luna mía, cuanto duele que el destino ponga frente tus pasos, la más dulce medicina, y que cuando su sabor es cada vez más placentero, y cuando aquel dolor se pierde por completo, las garras tenaces del mismo destino lo arrebaten de tu boca, para siempre lejos de tus labios, no… …tu no comprendes eso, pero sabes que la amo, muchas veces viste, como entre mis brazos era mía, era mía!, como infinitas veces yo fui de ella. Espiaste todas nuestras noches, entre las doseles de su cuarto te colabas, para enredarte entre el calor de nuestros cuerpos extasiados. Como deseo tenerla nuevamente enmarañada entre mis dedos, como deseo de su boca poder arrebatarle un beso, que más necesito que sus ojos, aquellas dos joyas incrustadas en su rostro, inyecten mis pupilas con el júbilo de tenerla en frente, y que su imagen fulmine mi alma mil veces más. No sabes como anhelo que mis melodías arrullen sus sueños, y que mientras cae en él, solo una noche me recuerde…
…¿Me recordará, como yo la recuerdo a ella?, ¿pensará en mi, cada vez que el viento embrolle sus cabellos, como mis torpes dedos lo hacían?, ¿lo hará?, ¿sentirá aquel estremecimiento en medio de su pecho, cuando el brillo de la noche se agolpa en su rostro, así como lo hacia cuando estábamos juntos?, no sé si lo hará, ni tampoco sé si en algún momento pensará en mi, aunque sea en pasado, pero lo que es yo, la tengo bordada en mi cabeza. Mi doncella añorada, el tiempo podrá destruir todo lo que tengo, no me importaría si al menos me quedase el recuerdo de solo uno de tus besos, o el más intrascendente recuerdo del tono, sutil, de tu voz, cuando con una sola palabra, en tus sueños yo me fundía.
Amada mía, tocaré para ti por la perpetuidad, y te enviaré mis besos entre las brisas, lo haré, aunque a ti nunca lleguen, te amaré siempre con la misma fuerza, por que tú, querida mía, tú eres quien con un roce, derritió aquel glacial en medio de mi alma, una flor en medio del desierto…
…no podría jamás terminar de decirte que es lo que siento, cuando el recuerdo de tu respiración abolla mi cuello, o que es aquello que ahoga mi corazón, cuando tu piel se estremecía al contacto de mi cuerpo, no, no podría nunca…
…no sé lo que hago aquí, en la fría soledad del no tenerte cerca, donde solo el olvido reposa en mi pecho, no logro comprender que hago en este sin lugar. Un kelpie ha esperado la llegada de mi alma por su estancia…
Luna, fiel amiga, te ruego que le envíes todas estas líneas que escribo en tus cielos, que le entregues cada uno de mis besos y los afines de mi gaita, dile que un ramo de evos no es suficiente para expresarle mi amor inmortal, por favor, entrégale los rumores trascendentales de mis palabras…
Y allí, solo como de costumbre, se quedó aquel joven, mirando como los rayos de la luna naufragan en la superficie de la aguas, donde entre la confusión de tonalidades él imagina el semblante de su enamorada, de su doncella perdida, y mirando los exhalaciones de luna, mientras para aquel reflejo toca un suave pibroch, que parece arrancar como placeres de su gaita. Entre el silencio de las arenas y su serenata a la corriente, en sus ojos se anuncia el tenue brillo de una lágrima, tan sola como ál, besa su rostro para perderse en el espesor de sus labios, su vista se dirigió al mismo cielo que contempló siempre, y los arranque de su eufonía crecían con intensidad a cada segundo, el rostro se le inundo de tristeza mientras que en las notas de su melodía se colaban los quejidos de su apesadumbrada alma…
…La noche muda su cuerpo, y como una soga se le ata al cuello, para que el peso, implacable, de las tinieblas ultrajase el brillo de su agotada entidad…
DEDICADO A MI GRAN AMIGO EFFO, DE ESTA ALMA QUE LO ADORA…

:::Lame Mi sentir:::

En tu boca encontré el ardor,
De tu lengua robe la condena.
Tus labios, enganchados en mi susurro,
Lamen mi tardía inocencia,
El desenfreno de tu lengua
Exalta la perdida explicación de la mía.
Siento como tu boca,
Mía se vuelve, bajo el enredo
Que hurta un gemido a mi garganta…
...tu lengua, Aquella que me roba,
y que me entrega,
La misma que en un beso
Me hiso consumir
en el húmedo sentir de las caricias…
…la humedad de tu boca,
Se ocupa de mí respirar,
Y me pierdo en la lejanía
De mi éxtasis,
Donde mi cuerpo se pierde
bajo la sombra de tu piel,
Y el ardor de tus hombros,
Me descentraliza un momento,
Un momento que se pierde,
Que solo fue eso,
Cuando un oleaje,De gotas de fogosidad
Regó mis labios…
Te beso una y otra vez,
Para pederme en la oscuridad
De tu fuerte palpitar,
Y deseando fundirme en el aroma fervoroso,
Entre mis piernas,
Mi sexo se besa con el tuyo,
Y caemos mil veces,
Bajo los suspiros de exclamación.
El sudor corrompe nuestras ropas,
Que en un instante son arrebatadas,
Exiliadas lejos del fervor
De nuestra carbonizada piel.
El vicio de nuestras manos,
Nos arranca la calma,
Somos dos seres exitados,
Por el roce de un beso…
…soy tuya!
Bajo la penumbra de quejidos,
Donde tu sexo ultraja la candidez del mío.
La humedad de nuestros miembros
nos desborda,Nos aleja de nuestros cuerpos,
Mientras tu húmedo beso
lame mi sentir…
…el sudor cae,
Y dentro de mí, siembras tus suplicas,
Dentro de mí, eres mío,
Como en el tiritar de mis piernas,
soy tuya…
...Tu voz se pierde en mi hombro,
Acunas mi ardor, con caricias a mi oído…
…y con un beso caemos rendidos
Donde en un abrazo eterno a las sabanas,
Caemos dormidos...

:::A tu mente confusa

Perdido en un vago momento,
Donde la luz besa tus ojos,
Donde un recuerdo es solo eso.
Como callo tus voces de duda,
Sin dañar tu curiosidad congénita……
como despliego tus alas cansadas,
Sin que tu vuelo sea lejos de mi razón…
Aquel instante que te tuve en mis brazos,
Como no los desvanezco…
…tiempo déspota,
Que consumes su consuelo,
Déjame posar mis deseos
En la penumbra de su cuerpo,
Déjame coronar un rincón
En sus pensamientos…
Déjame mitigar un momento
El desenfreno de su pensar…
Como te arranco del tiempo,
Como te hago menos real,
Como sacio tus confusiones,
Como borro tus dudas…
…como te brindo el tiempo
…Caprichosa mente,
No has de consumir sus deseos,
No le quites lo que le entrego.
Revoltosa mente perdida,
No lo apartes de mi sendero,
No lo alejes de costa,
No le quites mi recuerdo…
Repara tus grietas,
Cabeza despiadada.
A ti, mente confusa,
Te hostigo con estas líneas,
Como tu le hostigas la razón,
Le robas bienestar.
Has con el tiempo
Lo que creas mejor,
Pero no me arrebates
La cura a mí sentir.
No le robes el recuerdo
De nuestro olor…
No lo recuestes
En tus brazos,
Pensar alborotado,A su cuerpo,
Lo consuelo yo…
Cráneo rodado,
Deja de enseñarle a medir
Con kilómetros lo que mi alma
Le enseño con alientos…
…duda presionada,
Descansa tranquila.
A ti mente confusa
Te entrego este momento,A ti,
que te perdone el tiempo…

sábado, octubre 07, 2006

:::El alma de un beso:::

En aquel cáliz, regado de luna
embebí la esencia, antes muerta,
de mis labios dormidos.
Que dulzura más inmensa,
aquel brebaje eterno,
que extrajo la impureza innata,
de tiempos olvidados.
Consumiste de mi,
todo lo que frenaba el vuelo de mi alma.
Tus labios tan cruelmente entreabiertos,
arrancan el pesado sabor,
a perdidos de los míos.
Esa lengua fugitiva de las reglas
rompe las cadenas que atan,
el movimiento y la velocidad.
Estas pegado a mi,
de la forma mas acogedora.
Aquella sonda que se intromete en mi alma
mantiene el palpitar, acucioso, de mi respirar.
Soltarte?... y dejar que te separes de mi?...
y permitir que el tiempo
arranque de mis días la cálida sensación?...
quedémonos más así…
que el tiempo ya no significa nada,
si puedo tenerte bordándome un beso en los labios…
La luna fulmina nuestras cabezas,
mientras el manto grueso de la noche,
cubre nuestras espaldas.
tus ojos en los míos,
logran adormecer el frió de millones de estrellas,.
te tengo aquí, en mi seno,
en medio de la noche,
incrustado en mis manos,
tejiendo para ti la calidez de algo nuestro.
en mis brazos,
tengo todo los que quise,
y jamás me atreví a pedir,
el peso ajeno en mi espalda,
de recuerdos perpetuos.
Fuiste para mi,
en medio del frío,y el ardor de mi lengua,
como yo fui para ti,
dentro de esa burbuja de ímpetu y fervor.
una danza húmeda con nuestros labios,
con la tórrida melodía de tu tibio respirar.
Muerte injusta! ven ahora…
que en mi no quede mas recuerdo que este,
el de tenerte en mi piel,
ultrajándome los labios,
donde el calor funde mi prematura agonía,
donde tu boca me arranca el ánima.
¿Por qué no me arrancas del tiempo?
¿Por qué no inundas mi alma con los sueños de no despertar?...
ahora que sus labios pulieron mi esencia,
llévame ahora…
esta es la ultima vez que nazco para morir…

:::Lo que está:::

:::Aquel momento,
aquel como el primero,
cuando tus labios arrancan
de mi boca,
aquella sensacion,
un placer, escupen mis labios,
cuando tu piel fugaz se aglomera en mi rostro,
cuando el latir acucioso de tu corazon,
alberga todo mi instante.
te quiero, y como una droga
mi cuerpo te reclama,
exige que la docis
de tu fervor se aumente en mi cuerpo,
y como el oleaje de tus labios,
inunde mi cuerpo a cada segundo.
una presion en medio de mi pecho
me arranca los suspiros
como se han de arrancar
los petalos de una rosa.
y el tacto repentino de tus manos,
sella el quejido de mis mortiferos labios...
...y mientras me undo,
en la agonia de tu dulce aroma,
mis ojos se pierden,
en la sombra de tu piel sobre mi,
y caigo sobre la sensacion
que me produce tu recuerdo...